La ignorancia mata al hombre" El cáncer también - Informarnos es una manera de prevenir y aumentar las posibilidades de cura - ¡Luchemos contra el cáncer!

sábado, 15 de septiembre de 2007

No tire el cordón umbilical de su bebé

Texto extraido de: Vida_y_Estilo

No tire el cordón umbilical de su bebé

Técnica innovadora de almacenamiento de sangre

Yeny Palacios
Especial para Vida y Estilo

08 de septiembre de 2007

Hace algunos meses una mujer fue denunciada por su propio esposo ante Ana María Polo, conductora y juez del programa Caso cerrado, según él por la incomprensible y loca idea de querer gastar casi dos mil dólares en congelar la sangre del cordón umbilical de su hijo que estaba por nacer.

Para el público acostumbrado a las extravagancias de este tipo de programas, el tema parecía incluso curioso, pues la idea de congelar la sangre del cordón umbilical y pagar una anualidad por mantenerla en ese estado por tiempo indeterminado resultaba un tanto extraña.

Sin embargo, este procedimiento es cada vez más difundido por los medios de comunicación y las campañas que realizan algunos de los bancos de sangre privados que existen en este país y cuyas conexiones van desde México hasta los países de Sudamérica.

"El interés de los latinos por este tipo de práctica ha aumentado en un 30%", afirma Cindia Reyes, coordinadora clínica de Cryo Cell International, uno de los aproximadamente 25 bancos privados de sangre de cordón umbilical que existen en Estados Unidos.

Pero los bancos privados no son los únicos que almacenan sangre de cordón umbilical.

El Centro Nacional de Sangre de Cordón Umbilical de Nueva York se promociona como el banco público más antiguo del mundo y las unidades de sangre están al alcance de toda aquella persona que las requiera.

La diferencia entre los bancos públicos y los privados, según explica Reyes, es que en los primeros la sangre es donada y está a disposición de quien pueda necesitarla; en los segundos, las muestras pertenecen a la familia que contrata el servicio.

Desde 1996, el Centro Nacional de Sangre de Cordón ha colectado más de 33 mil muestras donadas y ha salvado la vida de muchos pacientes gravemente afectados con problemas con la sangre.

En diciembe de 1998, Keone Penn, de 12 años se convirtió en el primer paciente en recibir un trasplante de células madre provenientes de un donante sin ningún parentesco familiar.

El ahora saludable joven de 21 años nació con una aguda anemia drepanocítica, un trastorno hereditario de los glóbulos rojos que hace que las células, en lugar de tener forma de disco y ser flexibles, se vuelvan rígidas y tomen forma de media luna. Estas células anormales obstruyen los vasos sanguíneos, causan intensos dolores, lesiones y eventualmente la muerte prematura.

La recuperación fue larga y surgieron complicaciones, pero el tratamiento resultó exitoso, como lo fue también el caso de Mitch Santana, paciente a quien se diagnosticó leucemia linfocítica aguda y que en 1993 recibió un trasplante en el hospital Duke de Carolina del Norte.

La unidad de sangre donada provenía también del Centro Nacional de Sangre de Cordón Umbilical.

Fue también en la Universidad Duke donde Robert López Legowski recibió, en 1995, un trasplante de sangre de cordón umbilical de un donante desconocido. Su familia estaba desesperada, pues ni la quimioterapia ni un trasplante anterior proveniente de su propia espina dorsal pudieron ser capaces de ayudarle a superar la leucemia que le afectaba.

"Los investigadores han comprobado que la sangre recuperada del cordón umbilical es una fuente rica de células primordiales. Las células primordiales son las no especializadas que producen todas las demás células sanguíneas, incluidas las plaquetas coagulantes y los glóbulos rojos y blancos.

Al igual que la médula ósea donada, la sangre del cordón umbilical puede utilizarse para tratar diferentes trastornos genéticos que afectan la sangre y al sistema inmunitario, la leucemia, ciertos tipos de cáncer y algunos trastornos hereditarios bioquímicos.

Según la organización sin fines e lucro dedicada a promover la salud del binomio madre-niño March of Dimes, hasta la fecha se conocen 45 trastornos que pueden tratarse con células primordiales de la sangre del cordón umbilical.

"Cuando se corta el cordón umbilical, la mamá está revisando a su recién nacido y la placenta todavía está latiendo se procede a recolectar la sangre. Se tarda entre tres y cinco minutos", explica Reyes.

"Muchos padres hispanos tienen la idea de que el procedimiento ocasiona dolor a la madre y al niño, pero es independiente a ellos y se aplica después de cortado el cordón umbilical", explica Reyes.

Una vez recolectada la sangre y sometida a un proceso de conservación, es transportada a través de un servicio especial hasta los bancos en los que se les mantendrá congeladas por el tiempo que determine el cliente.

El costo de preservar la sangre del cordón umbilical en un banco privado varía de compañía a compañía. En el caso de Cry Cell es de 1,720 dólares al momento de colectar la sangre y todo el movimiento que esto implica y después una anualidad de 125 dólares.En detalle

Los donantes del Programa nacional de sangre del cordón provienen de varios grupos étnicos: el 20% son afroamericanos, el 21% hispanos, el 8% asiáticos y el 48% caucásicos, hecho que permite asistir a todos estos grupos sin distinción.

Células madre

La polémica en torno a los experimentos con células madre no alcanza a las células madre del cordón umbilical, pues éstas no comprometen aspectos ético religiosos como los que suscitan las investigaciones respecto a las células madre provenientes de los embriones.

Más información: www.nationalcordbloodprogram.orgwww.nacersano.org

2 comentarios:

Raquel Barbieri dijo...

Muy buen material, realmente.

Suele pasar con ciertos avances de la medicina, que a priori aparecen como una aberración.
Como estas prácticas no están dentro de los parámetros de lo que consideramos corriente, y por el gran comercio que hay dentro del campo de la medicina y de la industria farmacológica, hay ciertos procedimientos que hasta que no se hacen comunes, gozan de la desconfianza de la mayoría.
Trato de imaginar lo que habrá pasado cuando probaron con los primeros antibióticos... y cuando se realizó el primer transplante de corazón.

La biotecnología avanza a pasos agigantados y la mente de muchas personas no va tan rápido. Es como que los cambios son tan veloces, que hay que desconfigurar la CPU de nuestro cerebro y pensar en nuevos términos. Llegado ese punto, muchos esquemas anteriores de pensamiento quedan obsoletos y eso incomoda.

Yo hice varias traducciones sobre este tema de la sangre de cordón umbilical para un laboratorio que trabaja con stem cells, y en su momento me pareció apasionante el tema. Creo que difundir artículos como éste, ayuda a que un número mayor de gente se entere de que existen métodos indoloros para mejorar (y en algunos casos salvar) la vida de muchas personas.
Después, cada uno sabrá qué batallas internas tiene que luchar (religiosas, morales, etc)... pero hay que saber para poder decidir.

Laura-Titi, te felicito por este blog y te mando un beso.

¡Muchas gracias por pasar por el mío a saludarme!

Raquel:)

♥ Titi ♪ dijo...

Gracias a vos por pasar y por tu comentario!

Con dos de mis sobrinas lo hicimos, si bien no sirvió para Axel por una cuestion de compatibilidad, es una posibilidad para curas de lo que sea (Dios quiera qe no sea necesaria) para alguna de ellas en caso de que llegaran a necesitarlo...

Un beso grabde!