La ignorancia mata al hombre" El cáncer también - Informarnos es una manera de prevenir y aumentar las posibilidades de cura - ¡Luchemos contra el cáncer!

domingo, 15 de julio de 2007

Leucemia ¿Qué es?

El texto que transcribo a continuación fué extraido de la página de Fundaleu y el link original al informe es: http://www.fundaleu.org/pacientes/mailframe.htm













Dra. Isolda Fernández ****** Dra. Juliana Martínez Rolón

En los últimos 50 años la ciencia médica ha desarrollado tratamientos cada vez más efectivos para los pacientes con leucemia, que incluyen nuevas drogas, tratamientos de apoyo como transfusiones y antibióticos, así como el trasplante de células progenitoras periféricas (comúnmente conocido como trasplante de médula ósea).

¿Qué es?

La leucemia es una enfermedad maligna originada en la médula ósea. Se caracteriza por el crecimiento desordenado y descontrolado de las células de la médula ósea. No se conoce exactamente la causa, ni existe ningún método para prevenirla.
Existen dos tipos de leucemias: mieloide y linfoide. Radica la diferencia en el tipo de células involucradas. A su vez se pueden clasificar en agudas y crónicas. Se distinguen por tanto 4 subtipos: leucemia linfoblástica aguda, leucemia linfocítica crónica, leucemia mieloblástica aguda y leucemia mieloide crónica.
La leucemia aguda, es una enfermedad que progresa rápidamente, en la que se produce una acumulación de células inmaduras no funcionales en la médula ósea y en la sangre periférica, no pudiendo así producir células normales (plaquetas, glóbulos rojos y glóbulos blancos), produciendo la falta de éstas distintas alteraciones.
La deficiencia de glóbulos rojos lleva a la anemia, así como la falta de glóbulos blancos normales impide la posibilidad de defenderse de las infecciones, y la de plaquetas predispone al sangrado.
Las formas crónicas progresan más lentamente y permiten la producción de un mayor número de células maduras y funcionales.
Se estima que por año hay aproximadamente 3.000 casos nuevos de leucemia en Argentina. La mayoría de los casos ocurre en ancianos, y más de la mitad luego de los 60 años.
La leucemia linfocítica crónica es la forma más común de leucemia en adultos de poblaciones caucásicas de América y Europa, y representa el 25% de todas las leucemias. El segundo tipo más frecuente es la leucemia mieloblástica aguda, con 1.000 casos nuevos anuales en nuestro país, siguiendo luego en frecuencia la leucemia mieloide crónica y leucemia linfoblástica aguda.
En edad pediátrica, la leucemia es la primera en frecuencia dentro del cáncer pediátrico. La leucemia linfoblástica aguda conforma el 80% de todos los casos de leucemia en esta edad.

Signos y Síntomas.

La leucemia presenta los siguientes síntomas: palidez, cansancio (como resultado de la anemia), hematomas sin antecedentes de traumatismos o secundarios a mínimos traumatismos, otros sangrados (por deficiencia de las plaquetas), infecciones recurrentes (por falta de glóbulos blancos normales), dolores óseos y articulares, aumento del tamaño del hígado y del bazo así como de los ganglios linfáticos.
Estos síntomas no son específicos de la leucemia y pueden ser causados por otras enfermedades. También es importante recordar que sobre todo en edad pediátrica, los hematomas en miembros inferiores son frecuentes y aquí toma relevancia la localización de los mismos y la magnitud, así como el conjunto de signos y síntomas.
Resulta importante por lo tanto, ante la presencia de estos síntomas, consultar a su médico de cabecera. De ser necesario, éste solicitará exámenes de laboratorio para analizar su sangre, y eventualmente, se realizará una punción de médula ósea. Este estudio permite confirmar o descartar el diagnóstico.

Causas.

Aunque se han logrado grandes avances en el tratamiento de las leucemias, todavía se desconocen las causas y formas de prevenir la enfermedad. Algunos investigadores médicos creen que la enfermedad consta de una compleja interacción de factores químicos y genéticos.
También se ha encontrado una relación con factores ambientales. Los estudios realizados demuestran que una persona que ha sido expuesta a cantidades de radiación o productos químicos como el benceno, tiene mayores posibilidades de contraer ciertos tipos de leucemia.
La leucemia no es contagiosa y no tiene un patrón hereditario.No hay forma de prevenir la leucemia fuera de tratar de evitar exponerse a radiaciones innecesarias y productos químicos peligrosos.
Diagnóstico.

La detección temprana de la enfermedad es de vital importancia para el tratamiento. Para eso es importante tener en cuenta los síntomas que presenta la enfermedad.
Para efectuar un diagnóstico adecuado hay que realizar un análisis de sangre, estudiar las células de la sangre y, frecuentemente, llevar a cabo un análisis de la médula ósea del paciente. También podrán requerirse estudios adicionales a fin de establecer el tratamiento más adecuado.

Tratamiento.

El objetivo del tratamiento es lograr remisión completa. Esto significa erradicar la enfermedad de la médula ósea, restableciéndose la función normal de la misma. El tratamiento consta de quimioterapia y en algunos casos, radioterapia y /o trasplante de células progenitoras. Siendo este último reservado a un grupo de características específicas.
La quimioterapia incluye la combinación de drogas que destruyen las células leucémicas directamente, o bloquean su capacidad de reproducirse. El médico especialista administra estas drogas a los pacientes, en dosis calculadas para eliminar a la mayor cantidad de células leucémicas, sin dañar en forma irreversible a las células sanas. Para mayor información sobre la quimioterapia, visite en este sitio el área destinada a: Pacientes/ Tratamientos/ Quimioterapia.
El tratamiento de soporte cumple un papel importante, protegiendo al paciente, permitiéndole al mismo sobrepasar el período crítico necesario para que los beneficios de la quimioterapia hagan efecto. Este tratamiento de soporte incluye antibióticos, aislar al paciente de gérmenes, transfusiones de plaquetas y glóbulos rojos.

Sobrevida.

La sobrevida global a 5 años, se triplicó en los últimos 40 años en los pacientes con leucemia.
En la población pediátrica se han evidenciado grandes avances en las últimas décadas lográndose por ejemplo, en la leucemia linfoblástica aguda el 80% de sobrevida global a 5 años.
Direcciones futuras.
Los avances de las técnicas destinadas a identificar los distintos factores de riesgo, han permitido adecuar los tratamientos a éstos, pudiendo intensificar los mismos en aquellos con peor pronóstico y a la vez, evitar toxicidad en aquellos en que ésto es injustificado. Un mayor conocimiento de estos grupos y la adecuación del tratamiento, permitirá avanzar en aquellos más complejos ofreciéndoles así mayor posibilidad de curación.
En los últimos años el esfuerzo de grupos cooperativos, ha hecho posible la incorporación de nuevas drogas para el tratamiento de la leucemia, abriendo éstas una nueva esperanza para aquellos que la padecen.


José E. Uriburu 1450 / 1520 - C1114AAN -Buenos Aires, Argentina

Telefax: (54-11) 4877-1000 -

E-mail: fundaleu@fundaleu.org.ar

Espero que esta información extraida de la página de Fundaleu les sea de utilidad... Saludos!

[ ... ]